Día de La Tierra

El 22 de abril de 1970 millones de ciudadanos estadounidenses se movilizaron para exigir mejores condiciones y medidas para la protección del ambiente, desde entonces se celebra el Día de la Tierra.

Aquella primera manifestación en pro del ambiente tuvo lugar el 22 de abril de 1970, promovida por el senador y activista ambiental Gaylord Nelson, para la creación de una agencia ambiental. En esta convocatoria participaron dos mil universidades, diez mil escuelas primarias y secundarias y centenares de comunidades. La presión social tuvo sus logros y el gobierno de los Estados Unidos creó la Environmental Protection Agency (Agencia de Protección Ambiental) y una serie de leyes destinada a la protección del medio ambiente.

En 1972 se celebró la primera conferencia internacional sobre el medio ambiente: la Conferencia de Estocolmo, cuyo objetivo fue sensibilizar a los líderes mundiales sobre la magnitud de los problemas ambientales y que se instituyeran las políticas necesarias para erradicarlos.

En el Día de la Tierra se reflexiona sobre la importancia del vital líquido que es indispensable para la vida de todas las especies del planeta incluida la humana como lo que es el agua ya que de toda el agua que existe en el planeta tan solo el 2% es potable. Se busca la toma de conciencia sobre los recursos naturales de la Tierra y su manejo, la educación ambiental, y la participación como personas ambientalmente conscientes.

Otra fecha relacionada es el Día Equinoccial de la Tierra que se celebra en el equinoccio vernal, alrededor del 21 de marzo, pero este día no debe confundirse con la celebración del 22 de abril. Al momento del equinoccio suena la Campana de la Paz en la sede central de la ONU en Nueva York El Día de la Tierra es una fiesta que pertenece a la gente y no está regulada por una sola entidad u organismo; tampoco está relacionado con reivindicaciones políticas, nacionales, religiosas, ideológicas ni raciales.

Estadísticas que importan:

  • Cada 22 de abril se celebra el Día Mundial de la Tierra, en más de 150 países.
  • Para el año 2050 la población del mundo se incrementará alrededor de tres mil millones de habitantes que demandarán alimentos, agua, medicinas, vivienda, materias primas y energía.
  • La media de temperaturas globales de la superficie subiría entre 1,4 hasta 5,8ºC para finales de este siglo.
  • De acuerdo a la UICN existen al menos 41.415 especies en la Lista Roja, de las cuales 16.306 son consideradas como amenazadas de extinción.
  • Cifras del Banco Mundial señalan que 1400 millones de personas viven con menos de 1,25 dólares al día, y el número de pobres se ha incrementado de 1,5 millones a 1,9 millones en los últimos 20 años.
  • Más de 20 millones de hectáreas de bosques se pierden en el mundo anualmente, sin incluir las grandes extensiones que son degradadas por prácticas forestales destructivas, sobre aprovechamiento forestal, contaminación, sequías y minería.
  • 15 de los 24 servicios ambientales más importantes del planeta, y que mantienen la economía del mundo, han sido forzados más allá de sus límites de sustentabilidad.
  • 27 % de la población infantil en los países en desarrollo tiene un peso inferior al normal, lo que significa que cerca de 146 millones de niños y niñas están malnutridos.
  • La desnutrición afecta a 146 millones niños y es la causa de la muerte de 5,6 millones de ellos al año.
  • Aún persisten 900 millones de personas sin acceso a un servicio permanente y confiable de agua potable, a la vez que alrededor de 3/5 partes de la población carecen de servicios apropiados de saneamiento.

Algunos de los principales males que aquejan al planeta:

  • Reducción de la Capa de Ozono, causado por contaminantes que son arrojados en la atmósfera, particularmente gases refrigerantes, CFCs.
  • Lluvia Ácida, causada por el dióxido de azufre de las industrias, afectando la composición del suelo y las aguas, afectando la vida sobre el planeta.
  • Basura, acumulándose en todos los espacios del planeta.
  • Contaminación sónica, afectando a millones de personas, causando hipertensión arterial, ulceras, sordera, gastritis y hasta impotencia sexual.
  • Contaminación de los suelos, por toneladas de plaguicidas, residuos tóxicos y desechos petroleros y mineros.
  • Contaminación atmosférica, millones de vehículos aportan día a día toneladas de gases que deterioran la calidad del aire y lo hacen menos respirable.
  • Explosión demográfica. Cada día nacen alrededor de 250 mil niños en el mundo y cada año la población aumenta en 80 millones de seres humanos.
  • Deforestación. Cerca de 170 mil km 2 de bosques desaparecen anualmente.
  • Extinción de Especies. Alrededor del 15% de las aves y del 25% de los mamíferos del planeta se encuentran amenazados.
  • Tráfico de Especies, convertido en el tercer negocio más lucrativo del mundo, ha acabado con miles de especies animales y vegetales.
  • Contaminación de las aguas, por un manejo inadecuado de los desechos, aguas servidas, plaguicidas y fertilizantes.
  • Desertificación, buena parte del planeta comienza a transformarse en desiertos, con el subsiguiente agotamiento de los recursos que incide en las probabilidades de obtener alimentos nutritivos.

¿Qué podemos hacer para cuidar al planeta?

  • Participando activamente en reuniones, conferencias y diferentes instancias que promuevan la reflexión y el debate sobre el ambiente y sus recursos.
  • Consumiendo responsablemente, es decir, racionalizando todo lo que consumimos y minimizando lo que de alguna manera perjudica nuestra tierra; por ejemplo:
    • Reutilizando residuos sólidos como los plásticos o papeles.
    • Ahorrando energía eléctrica a través de lámparas de bajo consumo.
    • Evitando el derroche de agua.
    • Plantando árboles y creando más espacios verdes en nuestros hogares.
    • Caminando o usando tu bicicleta en vez de conducir vehículos.
    • Haciendo composta de los residuos orgánicos.
    • Asumiendo un rol activo en la divulgación y sensibilización de las temáticas ambientales en diferentes esferas de tu vida social.
    • Promoviendo prácticas sustentables en diferentes niveles como en el turismo, el comercio, la industria, los gobiernos y la sociedad en general.
    • Respetando los espacios naturales al visitarlos.
    • Asumiendo un estilo de vida más natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *