SCOPH

Standing Committee On Public Health

Se enfoca principalmente en la prevención de enfermedades, la promoción de la salud, la creación de conciencia de los problemas sanitarios y el resguardo y ejecución de nuevas políticas sanitarias, en colaboración con diversas instituciones.


Abril

Semana Mundial de la Vacunación

La Semana Mundial de la Inmunización —que se celebra la última semana de abril— tiene por objetivo promover la vacunación para proteger contra las enfermedades a las personas de todas las edades. Cada año, la inmunización salva millones de vidas y en todo el mundo se la reconoce ampliamente como una de las intervenciones de salud más costoeficaces y que da mejores resultados. Aun así, sigue habiendo en el mundo cerca de 20 millones de niños no vacunados o vacunados de forma incompleta.
El lema de este año es Protected Together: Vaccines Work! («Protegidos colectivamente: ¡las vacunas funcionan!»), y la campaña rendirá homenaje a los héroes de la vacunación de todo el mundo —desde los progenitores y los miembros de la comunidad hasta los trabajadores e innovadores del sector de la salud— que ayudan a velar por que todos estemos protegidos mediante el poder de las vacunas.

Objetivos de la campaña de 2019

El objetivo principal de la campaña es sensibilizar acerca de la importancia fundamental de lograr una inmunización completa a lo largo de la vida.

En el marco de la campaña de 2019, la OMS y los asociados tienen previsto:

Demostrar la utilidad de las vacunas para la salud de los niños, las comunidades y el mundo.

Poner de relieve la necesidad de seguir realizando progresos en materia de inmunización, al tiempo que se resuelven las carencias, en particular mediante una mayor inversión.

Mostrar cómo la inmunización sistemática es la base de unos sistemas de salud sólidos y resilientes y de la cobertura sanitaria universal.


Día Mundial del Paludismo

En septiembre del 2016 en el 55.o CONSEJO DIRECTIVO 68.a SESIÓN DEL COMITÉ REGIONAL DE LA OMS PARA LAS AMÉRICAS fue expedido el Plan de acción para la malaria 2016-2020 el cual propone iniciativas para acelerar la eliminación de la malaria prevenir la reintroducción de la enfermedad y lograr las metas propuestas para el 2019 en el Plan Estratégico de la OPS 2014-2019.

Entre esas iniciativas encontramos:

·         Afirmen la permanente importancia de la malaria como una prioridad de salud.

·         Revisen y actualicen los planes nacionales o establezcan planes nuevos para la eliminación de la malaria, invirtiendo los recursos apropiados y adoptando enfoques ajustados al contexto que aborden los determinantes sociales de la salud y prevean la colaboración interprogramática y la acción intersectorial.

·         Fortalezcan la participación en las actividades para controlar la malaria, incluida la coordinación con otros países e iniciativas subregionales pertinentes sobre la vigilancia epidemiológica de la malaria, la gestión de la cadena de suministros, la vigilancia de la resistencia a los medicamentos antimaláricos y los insecticidas, y el seguimiento y evaluación.

·         Garanticen la disponibilidad de suministros clave para el control.

·         Fortalezcan los servicios de salud y hagan los ajustes pertinentes para que concuerden con las directrices y recomendaciones de la OPS/OMS basadas en la evidencia sobre la prevención de la malaria y el manejo de casos.

·         Redoblen los esfuerzos centrados en las poblaciones y los grupos ocupacionales más susceptibles y vulnerables; i) promuevan la participación en la elaboración y la ejecución de una agenda de investigación que aborde las brechas importantes en los conocimientos, las operaciones y la tecnología en torno a la eliminación de la malaria y en diversos contextos de la labor en torno a esta enfermedad en la Región.

Hoy en día en Venezuela la Malaria está muy lejos de ser erradicada y controlada, aunque algunos mecanismos se han activado para el control del mismo, aún la tasa y subregistros de malaria son alarmantes. Principalmente el foco se encuentra en el Sur Oriente del país debido al estatus minero y a la deforestación descontrolada que ha dado paso a la creciente del vector. Debido a la crisis económica que presenta el país se han observado movimientos migratorios internos entre regiones venezolanas, en busca de una buena oportunidad de ingreso económico en la zona minera, por esto se han visto brotes de casos y casos aislados en estados que con anterioridad era muy difícil encontrar la malaria, siendo esto un gran problema para la salud del venezolano.